Cómo evitar que te descarten con solo ver tu CV

Ilustración de hojas de vida con fotografía esparcidos sobre una mesa

Cómo evitar que te descarten con solo ver tu CV

Después de una larguísima jornada de entrevistas para contratar un asistente, Cristina (nombre ficticio), directora de una empresa, explicó a sus colegas que había elegido a la segunda mejor persona con la que conversó ese día.

Ricardo tenía los estudios necesarios y se desempeñó muy bien en la entrevista, pero al final decidió no contratarlo porque vive en una comunidad considerada muy peligrosa.

Lo que cambió la opinión de Cristina es un sesgo; es decir, una serie de ideas preconcebidas que modelan la forma en que entendemos la realidad. Suelen estar influenciados por nuestros grupos sociales, creencias, recuerdos, el lugar donde crecimos y muchas otras situaciones cotidianas. Estas preconcepciones van a reforzar estereotipos y, en el mundo laboral, fácilmente influencian la selección de personal.

En el caso de Cristina, ella estaba consciente de la razón que la estaba sesgando: la creencia de que todos los habitantes de una comunidad pueden representar un peligro. Pero los sesgos muchas veces son inconscientes. De hecho, es probable que en este momento recuerdes haber vivido alguna situación similar a la que pasó Cristina.

Hay personas que desde distintas disciplinas han estudiado los sesgos y han documentado extensamente los más comunes en la selección de personal. Por ejemplo, la tendencia a elegir personas con apellidos “diferentes” o que solemos relacionar con personas de clase alta, así como la selección de personas egresadas de las universidades consideradas más prestigiosas. Otro muy común es el sesgo de afinidad, en el que quien recluta va a buscar personas muy similares a sí misma.

¿Y qué puedes hacer?

No puedes cambiar tu nombre o la escuela en la que estudiaste, ni eliminar los sesgos inconscientes de quien te entrevistará, pero sí puedes modificar tu CV para que quien lo revise tenga menor información para crearse ideas sobre ti y, en cambio, tenga que enfocarse en tus habilidades.

1.No pongas la dirección de tu casa. Limítate a los datos básicos de contacto que requerirán para entrevistarte: teléfono y correo electrónico. ¿Es requisito vivir en una ciudad específica? Pon solo el nombre de la ciudad; a menos de que lo soliciten, no es necesario mencionar el municipio.

2.No pongas tu año de nacimiento ni número de identificación nacional, si a partir de este pueden identificar tu edad exacta. Es común que se descarten perfiles por imaginar a las personas candidatas muy viejas o muy jóvenes.

3.No pongas fotografía a menos de que te la pidan directamente. Ya hablamos un poco de esto en nuestro blog, pero recuerda que lo que debe destacar son tus talentos y no la impresión subjetiva que se puede hacer una persona evaluadora sobre ti. Podrías parecerle una persona atractiva o simpática, pero igual de fácil podrías parecerle lo opuesto.

4.Limpia tus redes sociales. Recuerda que tu edad, fotografía y comunidad podrían ser fácilmente identificables si tus redes sociales incluyen mucha información pública. La mayoría de los empleadores revisarán internet antes de contratar personal. Aprende más sobre limpieza de redes sociales en nuestro blog.

¿Quieres aprender sobre sesgos en otras situaciones de la vida? Lee aquí.

Y recuerda que en nuestro blog tenemos plantillas de CV para descargar.

 

 

 

Compartir en: